La presentación que abrió el año con las sillas encima de la cabeza