La bomba atómica del vallenato