GUSI OFRECIÓ UN CONCIERTO SIN PRECEDENTES EN BOGOTÁ