Con un hermoso discurso y lágrimas en los ojos, Elder Dayan, habló de su padre Diomedes Díaz